Seleccionar página

Este domingo votaré a PACMA. Sé que no es una sorpresa. Soy candidato del Partido Animalista por la provincia de Málaga. La papeleta que introduciré el domingo en una urna lleva mi nombre. Así que para evitar que haya quien mire al dedo cuando señale hacia la luna, diré que los motivos que desde hace años me llevan a votar al Partido Animalista son los mismos que me han llevado a poner mi nombre con orgullo en su papeleta. Ya votaba a PACMA cuando ni siquiera estaba afiliado.

En primer lugar, el domingo quiero decir con mi voto a los ciudadanos de este país que los animales importan y PACMA es el único partido animalista que existe en España. Es el único que nació para defender desde la política a los animales. No hay otro. Los votos que recibirá significarán algo. Y algo muy concreto: somos muchos los que queremos que nuestras instituciones miren por los animales. Eso ya es suficiente para mí y para cientos de miles de personas que harán lo mismo que yo el domingo.

Porque PACMA es un partido diferente. Antes de conformarse los pactos de esta campaña electoral, su junta directiva pudo asegurarse un escaño, un puesto de trabajo político para uno de sus miembros y voz en el congreso si hubiera aceptado las ofertas de los partidos que vinieron a ellos en busca de nuestros votos de confianza. ¿Por qué, entonces, no confluyeron? Fácil: la propuesta incluía que PACMA renunciara a su lucha sin excusas por el fin del maltrato. Querían cercenar la voz de los animales. ¿Se imaginan a representantes de PACMA poniendo excusas culturales o sociales para no pedir la abolición? Pues eso no pasará. Los dirigentes del Partido Animalista dijeron que sus ideales NO están en venta. Nuestros votos de confianza no fueron traicionados. Fue una prueba de fuego. La superó. Nos recordó a todos porqué estamos aquí. PACMA es diferente.

Voto a PACMA porque mi voto es útil. Y no digo que sea útil para mí. Mucho menos para el Partido Popular -no hagan caso a esa mentira torticera-. Mi voto será útil para el que ya no será el próximo toro de la vega. Para la pava de Cazalilla. Para los burritos de Mijas. Para el león del circo. Para los galgos y los podencos. Para mi Kira, mi Indy y mi Kalani. Para Roro y para León. Para el vecino en paro que mira a su gato sin saber si mañana podrá pagarle un tratamiento si enferma. Y para su gato. Para el Toro Enmaromado. Para el del Alba. Para los caballos que esperan cada día a los turistas a pleno sol y para los que son llevados cada año a el Rocío. Para los primates de Rainfer. Para los gatos de Linares, Reus y Benalmádena. Para los animales que mañana, cuando usted y yo votemos, pasarán el día hacinados en el sucio chenil de una granja. Para los pocos lobos que están quedando en Cantabria y para los linces que a duras penas respetamos en Sierra Morena. Para los cerdos vietnamitas de Los Mateos. Para la chica que renunció a un alquiler social en Sevilla porque la Junta de Andalucía le prohibió vivir allí con su perro. Para las cotorras argentinas. Para los que viven en cárceles de agua y entre barrotes. Para los cerdos que hoy nacen en Liérganes. Para las palomas de Córdoba. Para los perros de Gesser en Cádiz. Para los de cualquier otra perrera.

No existe otro voto más útil para todos ellos.

También tengo nombres propios que me mueven a votar a PACMA. Rompesuelas y sus antecesores. Los cadáveres de dos lobos, doce ciervos y tres corzos subastados en la Sierra de la Culebra. Berta Cáceres. 2.700 cabras acribilladas a tiros en Madrid y las que lo fueron en Es Vedrá y Canarias. Los animales de las perreras que ya han sacrificado. Los asesinados cruelmente en El Saucejo. Las ratas de El Puig. Los caballos de las Luminarias de San Bartolomé de Pinares. Los perros que aparecieron muertos y envueltos en bolsas en Valencia. Uzelai, la cigüeña del País Vasco. Los activistas pacíficos que también sufren la violencia de los insensibles. Los animales que mueren quemados y ahogados en catástrofes naturales. Los voluntarios de PACMA que se dejan el tiempo y la energía en esta lucha en la que seguiremos creyendo. Las palomas masacradas en Barcelona. El pastor alemán de Jabugo (Huelva). Voto a PACMA en nombre de los cadáveres de la caza. De los toros de las plazas. De tantos y tantos cientos de miles de víctimas cuyos finales me rompieron el corazón.

Si hay otro partido que lo haya sufrido como yo es PACMA. Si hay un candidato capaz de luchar junto a mi por eso, es cualquier candidato de PACMA.

¿Te acuerdas del motivo que te llevo a votar por primera vez a PACMA? ¿Te acuerdas de esa sensación que se te queda cuando sabes que estás moviéndote por el corazón? Pues la sensación que mañana tendré seguirá siendo la misma. Sólo ha cambiado una cosa: ahora somos muchos más. No paramos de crecer. Lo vamos a conseguir.

Imagen: Paco Catalán

Andrés Cardenete

Andrés Cardenete

Periodista at Kalani
Licenciado en periodismo. La mayor parte de mi carrera la desempeñé en medios.
Trabajo en un departamento de comunicación mientras echo de menos la trinchera.
Andrés Cardenete

Latest posts by Andrés Cardenete (see all)